¿Hay esperanza con el nuevo iPhone 7?

El Apple Keynote está programado para el día 7 a las 19:00, no podían haber sido más específicos. Esperamos la llegada de un nuevo smatphone de la casa de la manzana aunque, quizá seamos un tanto escépticos. Necesitamos que Apple de un golpe en la mesa con este iPhone 7.

Como no podía ser de otra manera no podemos esperar un modelo base que no tenga menos de 32 gigas de memoria interna. La estrategia de utilizar 16 gigas de memoria interna en un teléfono que puede grabar vídeo en 4K es simplemente estúpida. Y aunque no utilices esta opción de grabación sigue siendo una cantidad muy pequeña hoy en día, aún más teniendo en cuenta el precio.

Grabar en formato 4K se ha convertido hoy en día en algo imprescindible. Esta resolución ocupa mucho espacio y por ello una versión con 16 gigas de memoria interna es insuficiente.

Otro de los puntos más controvertidos es la no inclusión del jack de 3.5mm. Por un lado esto es pura innovación. Aunque, si llega este iPhone 7 sin jack para auriculares, bienvenido sea. Pero como ya paso con el USB Tipo C, tardaremos en acostumbrarnos. La pegada de Apple en el mercado hace proliferar los primeros equipos de audio con salida en formato lightning. 

Y llegamos al precio. Hoy en día pocos son los que ven necesario pagar la exclusividad y con los de Apple esto ha sido así siempre. Las especificaciones, si bien han sido bastante mediocres, han servido de sobra para que junto a iOS tengamos una fluidez asombrosa pero ya no basta con eso. Tenemos la realidad virtual, aplicaciones más demandantes y este nuevo iPhone 7 debería de incluir un hardware mucho más potente que un par de núcelo teniendo el cuenta el precio que estamos pagando con el producto. No basta con habituar al cliente a pagar una suma tan grande por cada uno de sus smartphones, también tiene que corresponderse con un hardware a la altura.

Y por último el diseño. Sin ser muy crítico diré que, el diseño de los iPhone 6 y 6s, es simplemente fascinante aunque ahora mismo no es suficiente. Con One Plus descubrimos que podríamos tener un telefono con acabado en metal por 399€. En el caso de los iPhone al final acabamos pagando más dinero por el diseño que por el hardware. Apple debe ponerse las pilas, tener un teléfono con acabados premium ya no es nada novedoso, ni mucho menos excluivo.

Veremos como sale Apple de la presentación de su nuevo terminal y si, por una vez, traen al mercado un producto competente con un precio acorde. Aquella frase ‘lo único que cambia es todo’ se nos queda quizás un poco corta a estas alturas.