¿Se ha acabado la innovación en los smartphones?

Realmente llevamos viendo como durante varios meses no paran de salir nuevos dispositivos al mercado, pantallas curvas, resistencia a agua y al polvo, acabados cerámicos, smartphones sin bordes… Pero la pregunta que ha llegado a mi cabeza esta noche es, ¿se ha acabado la innovación en los dispositivos móviles?  Obviamente no, simplemente es un parón en lo que a novedades grandes se refiere, pero se me hace bastante raro ver que ninguna compañía se atreve con algo rompedor y lo peor, es que ni siquiera a mi se me ocurre algo que puedan hacer. Actualmente y durante cierto tiempo los smartphones seguirán actualizando especificaciones pero cambiar de un procesador como puede ser el 821 al 835 de Qualcomm, no es nada rompedor.

Resultado de imagen de iPhone 7

Tampoco nos volvamos locos, seguro que no habrá que esperar demasiado tiempo hasta que alguna empresa de un golpe en la mesa y empecemos a querer sin motivo aparente comprar un nuevo dispositivo. Lo único que veo es que existe una comodidad bastante implantada en los fabricantes. Como digo el ir actualizando los componentes de un teléfono generación tras generación, no es suficiente, al menos para mí. Seamos honestos, para la mayoría de personas que les vendan un terminal de 700€ con la escusa de novedades sin precedentes un año tras otro es lo más normal del mundo. A parte del desconocimiento encuentro otro factor bastante recurrente en cuanto a la carencia de innovación. Se trata de la saturación, mirando por ejemplo en Android, ¿quién no ha tenido más de un quebradero de cabeza intentando decidir qué móvil comprarse? Que si Huawei, Samsung, Xiaomi, Honor, LG… Ni si quiera he nombrado más de 5 compañías y su catálogo de productos es abrumador, aquí Samsung y Xiaomi se llevan la palma en cuanto a lanzamiento de dispositivos.

Resultado de imagen de project ara

En parte culpa de este estancamiento recae sobre nosotros, los consumidores. El no saber en muchos casos qué estamos comprando hace que el esfuerzo por lanzar  algo novedoso al mercado sea mínimo. No digo que todo el mundo deba saberse qué arquitectura monta determinado procesador, pero si al menos que si le pregunto a un amigo que acaba de comprarse un nuevo móvil sepa decirme cuantos megapíxeles tiene la cámara que incorpora. Seguro que a muchos os ha pasado, y es normal, compramos con desconocimiento y con la supervisión del dependiente de turno. A nivel personal no me importa lo que hagas, no me importa lo que haces con tu vida, no me importa que te compres un iPhone y pagues 1000€ sin pestañear, pero si me importa que tú, como lector, recapacites sobre qué estás comprando. Y por supuesto que yo también he hecho malas compras, pues claro. Pero cuando la cagas una vez procura que no te pase la segunda, investiga, rebusca, infórmate, pregunta, obtén criterio propio. Esto se aplica fácilmente a todos los ámbitos de la vida, que no te den gato por liebre como se suele decir.

Resultado de imagen de tienda teléfonos

No me preocupa el futuro de la telefonía, las grandes compañías saben que hacer y existen grandes personas destinadas  a dejar al mundo con la boca abierta, pero hasta entonces solo queda esperar y soltar pasta hasta que, como digo, alguien de un golpe sobre la mesa. Queda poco para las importantes ferias de tecnología, seguro que para entonces encontramos nuevos diseños, proyectos, ideas y multitud de buenos productos que poder adquirir este 2017. Esperemos que este sea un buen año para la tecnología.