Las tablets no son tan inútiles como las pintan

Durante los últimos dos años han habido numerosos intentos por traer nuevos avances al mundo de la tecnología… Que si realidad virtual, smartphones modulares, reconocimiento de iris, dobles cámaras o incluso dobles pantallas. Pero ha habido un aparato que quizás esté pasando un tanto desapercibido en el panorama tecnológico, la tablet. Llegó hace bastante tiempo y para muchos está siendo uno de los grandes olvidados, además de ser considerado bastante inútil por su difícil posición frente a los portátiles. Pero, ¿sabéis qué? Yo los considero cacharros bastante útiles y productivos, os cuento mis razones.

No son portátiles pero, ¿quiero que lo sean?

El hardware de los portátiles ha sido uno de los puntos que más se ha desarrollado durante los últimos años, pero poco a poco las tablets van montando chips bastante potentes llegando a venir junto a los últimos procesadores de Intel. Claro que podemos criticarles la falta de potencia en muchos casos, pero realmente no necesitamos tanto. Son muy pocos los que necesitan editar fotos o crear contenido en alta resolución, como digo para eso ya están los portátiles. La versatilidad que nos ofrecen las tablets es realmente asombrosa y el rendimiento de las mismas es bastante aceptable para la mayoría de usuarios.

Resultado de imagen de macbook pro

La comodidad de una tablet, algo difícil de superar

Vale que los portátiles son cada vez más delgados y muchos ya van pesando bastante poco, pero el hecho de poder coger con una mano un dispositivo con el que podamos jugar a juegos, crear hojas de cálculo o simplemente disfrutar de nuestras series favoritas es un verdadero lujo. En mi caso lo uso en la universidad para ver apuntes, correos, crear documentos de vez en cuando y consultar el navegador web. Después en casa lo utilizo para ver películas, series, vídeos… Sin duda le saco bastante partido, algo que llegué a dudar cuando me la compré.

Resultado de imagen de Xiaomi mi pad 2

Los usos son muy variados y como digo el transportar algo tan liviano hace que te olvides de la potencia. Para el uso que muchos de nosotros le damos me parece un aparato bastante correcto.

Productividad y autonomía

Quizás a muchos el hecho de no disponer de un teclado físico les haga retraerse a la hora de comprar una tablet pero es algo que ya no tiene que asustarnos. Actualmente existen cientos de teclados bluetooth, teclados con fundas o incluso podemos conectar el nuestro por USB gracias a la conectividad OTG. Lo mismo pasa con el ratón, por ejemplo en Android podemos utilizar el puntero como si estuviéramos en Windows y la experiencia es francamente buena utilizando ambos aparatos.

Resultado de imagen de iPad pro

Otro de los puntos fuertes (según la tablet) es por lo general la autonomía. El renunciar a un hardware a veces puede ayudar a conseguir una mayor autonomía y normalmente las tablets gozan de baterías bastante generosas, por lo que podremos utilizarlas sin problemas durante todo el día e incluso, si somos usuarios ocasionales, podemos estirar su uso varios días.

No pretendo desprestigiar a los portátiles, ni mucho menos, pero creo que las tablets no han muerto, al menos por ahora. Me parecen aparatos estupendos y lo suficientemente solventes para la mayoría de usuarios como por ejemplo estudiantes, cinéfilos o adictos a las series.

¿Y tú? ¿Portátil o tablet?