USB Tipo C, esto es todo lo que debes conocer del “nuevo” estándar

Ha tardado tiempo, pero ya podemos decir que el USB en formato C está implantado en nuestra sociedad, aunque aún sufrimos los coletazos del micro USB como es normal. Si bien es verdad que aún se sigue utilizando en dispositivos de gama baja o en aparatos como baterías o cables, cada vez son más los fabricantes que optan por el nuevo estándar y eso está genial. La gran mayoría de dispositivos de gama media y alta en el mercado de la telefonía ya utilizan el USB Tipo C, por no hablar de los fabricantes de accesorios que poco a poco ven en esta nueva conexión un mercado bastante concurrido últimamente.

Resultado de imagen de macbook pro ports 1920x1080
De izquierda a derecha dos entradas USB Tipo C y una entrada para jack de 3.5mm

En este periodo de transición vemos como mucha gente se ve obligada a usar adaptadores para acoplar sus antiguos cables y dispositivos con nuevos terminales, portátiles, sobremesa y demás. Por lo tanto no podemos decir que estamos al cien por cien convertidos en cuanto a esta tecnología, de hecho mucha gente desconoce este tipo de conexión y por ello escribo este artículo, para explicar en qué se diferencia del USB convencional y del micro USB, sus desventajas y sus puntos débiles.

USB, micro USB, USB Tipo C…

Existe principalmente una conexión de la que derivan todas las demás, el USB convencional de toda la vida, siglas de “Universal Serial Bus” y que lleva muchos años con nosotros, en concreto desde 1996. En la actualidad se utiliza para infinidad de tareas como conectar discos duros, carga, transferencia de archivos, dar energía a lámparas LED y demás. Este tipo de USB que tienes aquí abajo en una imagen se denomina Tipo A. Por otro lado existe el USB Tipo B, que se utiliza comúnmente en impresoras y también el micro USB que se utilizaba hasta hace poco en la mayoría de smartphones. Una vez explicado de dónde viene la denominación y los tipos más comunes, podemos hablar de 1.x, 2.0, 3.0 y 3.1.

Resultado de imagen de usb tipo c 1920x1080

 Esta retahíla de números hace referencia a las generaciones y a la velocidad de transferencia de archivos, por un lado en USB 2.0 encontramos velocidades bastante bajas, en torno a los 35 MB/s por lo general pero muchas veces vemos como no es así cuando pasamos archivos de un dispositivos a otro, todo depende de la velocidad de escritura de lectura (que suele ser bastante baja en los dispositivos del día a día). Por el contrario el estándar 3.0 ofrece velocidades muy superiores llegando incluso a los 5 Gigabits por segundo, haciendo así la transferencia muchísimo más rápida. Y nos queda por último el estándar 3.1 que otorga velocidades de 10 Gigabits por segundo, siendo una pequeña renovación del 3.0. Es muy importante no confundir Gigabits con Gigabyte, siendo el Gigabyte 1000 megas.

Resultado de imagen de usb 2.0 usb 3.0 speed comparison

Por lo tanto tenemos el USB en todas sus formas y con los estándares 2.0 (que ya está dejando de usarse), 3.0 (que es el más utilizado por lo general a la hora de I/O y periféricos y el 3.1 que es bastante poco utilizado debido a su escasa integración. Ahora bien, cuando hablamos de USB Tipo C podemos encontrarlo en velocidades 2.0, 3.0 y 3.1, hasta ahí todo bien. Lo interesante viene cuando vemos sus dimensiones y su capacidad de transferencia de archivos comparado con otras opciones más habituales. La ventaja más habitual y que más se utiliza a la hora de vender este tipo de conexiones es su capacidad de ser reversible. Esto a pesar de parecer una tontería es sumamente útil y, a diferencia del micro USB, es mucho más cómodo. Además atendiendo a los estándares su capacidad de transferencia de archivos es mucho más rápida de lo que acostumbra. Por otra parte tiene la capacidad de enviar energía a una mayor velocidad, lo que nos permite cargar dispositivos más rápidamente. También una de las mejores funciones que otorga es la posibilidad de enviar carga entre dos dispositivos, por ejemplo podemos enviar energía de un móvil a otro con un cable de USB C a USB C.

Captura de pantalla 2017-07-28 a las 17.40.01.png

Pese a todas las ventajas encontramos que el USB Tipo C es relativamente nuevo para mucha gente y lo más normal es que al comienzo de su implantación tengamos que utilizar adaptadores para utilizar nuestros nuevos dispositivos. Además como observáis arriba, los accesorios USB C son a día de hoy más caros que los convencionales micro USB o USB Tipo A. Actualmente existe un mercado en desarrollo que atiende básicamente a crear dispositivos con este tipo de conexión USB Tipo C, como portátiles, baterías, discos SSD, etc… Esto último, los SSDs, se benefician drásticamente de la transferencia de archivos y de la mayor velocidad de escritura y lectura. En algunos casos el estándar Thunderbolt nos permite el envío de imagen a través de un único cable, pero no todos los fabricantes lo implementan en sus dispositivos.  Incluso en algunos casos podemos ejecutar juegos desde una unidad de almacenamiento externo, como vemos en este video de HardwareCanucks:

Así que ahora ya sabes, si quieres mayor versatilidad, velocidad de transferencia y mayor compatibilidad de hardware con lo que está por venir, procura comprar accesorios y en general dispositivos que soporte USB Tipo C.

¿Y tú? ¿Ya has adoptado este estándar en tu día a día?