Samsung Galaxy Note 8, redefiniendo un concepto que siempre tiene mercado

Cuando hablamos de Galaxy Note siempre nos llega a la cabeza la imagen de un móvil enorme, con una batería descomunal y con el ya conocido S-Pen. Esta vez tras el fracaso del Galaxy Note 7 (el que se incendiaba), su renovación llega con algún que otra sorpresa pero sin perder eso que tanto lo diferencia del resto, su orientación hacia los más entusiastas y al mundo de la productividad portátil. Sin más dilación veamos qué tiene que ofrecernos la gente de Samsung esta vez.

Un diseño conocido pero con algún pequeño cambio

Y es que el hardware de este Note 8 es bastante similar a lo que ya veíamos en el Galaxy S8+, aunque vemos como este primero está más estilizado, con unos bordes menos redondeados y con un formato más rectangular. No obstante seguimos con los mismos acabados y mismos problemas que ya teníamos en la gama S. Por un lado vemos como la ubicación del sensor de huellas es horrible, sobretodo con un terminal tan alto como este. Si bien es cierto que la posición del dedo índice es bastante acertada cuando lo sostenemos, la mayoría de personas no llegará hasta arriba sin tener que coger el dispositivo con la otra mano primero. Además parece como si el diseño de la doble cámara no hiciera bien en conjuntar el resto del acabado, quizás un lector de huellas en la pantalla hubiera solucionado estos problemas.

Resultado de imagen de galaxy Note 8

Por otro lado pese a lo bonito del diseño en cristal y metal, podemos ver que el terminal es un imán para la suciedad y las huellas en la parte trasera. Nada que no podamos solucionar con un vinilo o una funda pero hay que tenerlo en cuenta. Lo que si podemos ver es que el dispositivo esta muy bien fabricado y se nota el cariño con el que Samsung crea su gama Note. También contamos con un botón dedicado a Bixby, como no podía ser de otra manera.

Captura de pantalla 2017-08-26 a las 17.51.04.png

Pasando a la pantalla no podemos decir otra cosa que chapó, Samsung tiene ahora mismo los mejores paneles en el mercado, es indiscutible. Este Note 8 monta un panel de 6.3 pulgadas con una resolución 2K y lo hace con un formato de 18.5:9, lo que permite tener un dispositivo más alto y jugar con la multitarea con mayor espacio. Por supuesto llama la atención su curvatura y los más que reducidos marcos que nos presenta. Como digo su pantalla está llamada a ser una de las mejores este año gracias a su resolución, saturación, brillo y contraste.

Las especificaciones a la altura de las circunstancias

Como siempre, lo mejor de lo mejor, para un dispositivo que no se deja nada: Snapdragon 835 o Exynos 8890, 6 GB de memoria RAM, 64 GB en el modelo base (expansible vía micro SD) y una batería de 3300 mAh. Veremos como se comporta esta batería a lo largo del tiempo, a priori parece un amperaje pequeño, pero la optimización y los 10 manómetros del procesador auguran buenos consumos aunque no deberíamos considerar a este Note 8 como abanderado en lo que se refiere a autonomía.

Resultado de imagen de galaxy note 8

También encontramos una conectividad como era de esperar; abultada. NFC, Bluetooth 5.0, USB Tipo C, carga rápida, jack de 3.5mm (menos mal)… Pero no estaríamos hablando del Note 8 si no mencionáramos el S-Pen, llega renovado con más niveles de presión y más funcionalidades, como tomar notas con la pantalla apagada, o usarlo como una lista para tenerla anclada siempre sin tener que despertar el dispositivo. Hay quién le verá utilidad y hay quien le dará igual, pero siempre ha tenido sentido en la gama Note: dispositivos grandes pensados para sacarles el máximo partido.

Imagen relacionada

También debemos hablar del software aunque es básicamente Android Nougat con la capa de personalización de Samsung, una experiencia muy parecida por no decir idéntica a la que encontramos en el Galaxy S8. Sin duda ya hemos visto el gran trabajo en cuanto a fluidez y rendimiento del sistema y, aunque nunca haremos asco a Android puro en un dispositivo de este calibre, entendemos el hecho de seguir con una capa llena de opciones para sacar el máximo provecho a un terminal de estas características.

La doble cámara trasera ya está aquí

Ni el Galaxy S8 o el S8+ gozan del sistema de doble cámara y, por lo que hemos podido ver, este Note 8 puede con todo dado su set de dos sensores de 12 megapixeles. Uno de ellos con f/1.7 y el otro con f/2.4 el cual permite una menor entrada de luz pero a la vez sirve para hacer zoom sin perder calidad de imagen. Además ambos cuentan con estabilización óptica de imagen, por lo que tanto imágenes como vídeos saldrán más naturales y suaves en cuanto a movimiento. Os dejo con la review de la cámara de este Note 8 de “The Tech Chap” para que podáis ver las capacidades de este juego de sensores que estrena la gama Note.

Disponibilidad y precio del Galaxy Note 8

Este nuevo dispositivo todavía no se puede comprar pero será posible en unas semanas por el precio de 1.000€. Creo que es una cifra desorbitada pero quizá no tanto teniendo en cuenta su nicho de mercado y las características que nos ofrece, además un iPhone 7 Plus cuesta también lo mismo con 128 GB de memoria interna.

  • Compra tu Note 8 con el link de afiliados: aquí