La importancia del sonido en las producciones (Creadores Vol.2)

Hoy os voy a hablar de mi experiencia como espectador a la hora de consumir contenido audiovisual. Nos centraremos en el sonido como uno de los pilares fundamentales de una buena producción y de cómo incluso puede salvar un vídeo donde la calidad gráfica deja mucho que desear. Principalmente voy a utilizar ejemplos de YouTube como plataforma pero en la práctica puede aplicarse a cualquier tipo de contenido.

aiden-marples-3052.jpg

Los factores que intervienen

Muchas veces pensamos que la calidad de imagen lo es todo y no podría estar más en desacuerdo. Os puedo decir con rotundidad que si entro a un video y el audio no está a la altura, probablemente no acabe de verlo. El sonido es muy importante para mí y según este criterio intento que la calidad dependa de varios factores para que sea agradable escucharlo. La virtud del sonido en los videos es que mejora mucho el conjunto y sin él, el contenido pierde muchísimo en términos de fuerza y comunicación. El volumen es el primero de ellos puesto que un video con el sonido muy bajo es mucho más difícil de escuchar y nos obliga a subir demasiado el nivel de audio resultando en pérdida de nitidez acústica y muchas veces en distorsión en los graves.

filtro anti-pop
Filtro anti-pop

Por eso recomiendo que cuando grabes para un podcast, video o cualquier otro formato que requiera sonido, lo hagas con una sensibilidad media que permita escucharlo con claridad en volúmenes bajos y que sea incluso agradable subirlo al 75% de su capacidad. Aunque la clave está realmente en que se escuche lo suficientemente claro tanto en niveles altos como en bajos. En el siguiente factor incluyo el ruido blanco y el “pop”. El primero es ese sonido sin matices, totalmente neutro, que surge cuando no escuchamos nada pero se está emitiendo señal acústica. Esto podemos evitarlo controlando bien la sensibilidad o mediante software, con reducción de ruido activa.

sound table

Ahora vamos con el “pop” que son esos molestos sonidos que surgen cuando pronunciamos ciertas letras al micrófono y lo hacemos demasiado fuerte o con demasiado ímpetu. Sobretodo aparece utilizando la letra pe frente al micrófono y muchas veces incluso los cantantes cometen el error de dejar ese “pop” en sus pistas finales. En YouTube por ejemplo es muy normal verlo en gente que acerca mucho el micrófono al sujeto que emite sonido o cuando no regula bien los valores de sensibilidad del micrófono. O simplemente no tiene un filtro anti-pop. Puedes hacerte uno fácilmente con materiales caseros aunque para resultados profesionales recomiendo alguno que sea ligero y se pueda acoplar a un micrófono o cámara. También el eco te puede jugar una mala pasada y para eso puedes hacer dos cosas: o bien paneles que aíslen del ruido o llenar la habitación de muebles. Aquí te dejo un ejemplo para que veas de qué te estoy hablando.

Y por último el factor que para mi es decisivo en cuanto a las pistas de audio es la riqueza y contundencia del sonido. Por riqueza me refiero a cómo de plano es el audio que escuchamos, si somos capaces o no de discernir todos los matices. Por contundencia me refiero a si el sonido es envolvente y destaca sobre el resto de añadidos como por ejemplo la música. Obviamente no se debe abusar de ninguno porque puede resultar en diferentes niveles de volumen o puede contrastar demasiado con el apartado visual. En YouTube encontramos las dos caras de la moneda: o bien demasiada riqueza y rotundidad o por el contrario un perfil demasiado plano el cual no destaca. Lo que recomiendo es encontrar un perfil que se ajuste al contenido que estamos mostrando y utilizar siempre el mismo. El en mi opinión Marques Brownlee consigue ese punto medio de riqueza y contraste jugando con la música, voz y los planos visuales.

El equipo que debes utilizar

michael-mroczek-195362.jpg

Obviamente es muy importante utilizar el equipo correcto para poder escuchar nuestro audio sin comprometer el resultado final. Utilizar cascos de estudio son lo ideal pero suelen ser bastante caros, no obstante existen ciertos modelos que, por su calidad y precio, destacan sobre el resto. Es el caso de los Audio-Technica ATH-M50 X aunque si es verdad que si vas a empezar te recomiendo opciones más baratas como los Status Audio OB-1 o los Sony MDR-7506. Te dejo los links de Amazon por si quieres echarles un vistazo:

Te advierto que los headsets de estudio suelen tener perfiles planos para que puedas jugar con el audio a tu gusto cuando vayas a editar tus producciones, por lo que no esperes riqueza en agudos, graves o medios, simplemente sonido claro y listo para trabajar con él. Por otro lado tenemos los micrófonos que, si bien existen alternativas bastante baratas, suelen acabar por no funcionar como deberían. No obstante opciones como el Neewer NW-800 (acompañado de alimentación fantasma) son bastante satisfactorias si se sabe editar bien el audio. Si no quieres complicarte la marca Rode y Blue ofrecen alternativas de muy alta calidad, de aquí destaco dos opciones que personalmente me parecen muy acertadas:

Podría continuar con temas como la edición de perfiles, como combinar música y voz pero quedaría un artículo largo y quizás demasiado técnico. Creo que he cubierto bien lo que necesitas para asegurarte una buena calidad de sonido en tus próximos videos o locuciones. Espero que te haya gustado y no dudes en preguntarme cualquier cosa aquí abajo en los comentarios. ¡Te espero en la próxima edición de “Creadores”!