Levantarse a las 6 de la mañana puede que no cambie tu vida

Últimamente el desarrollo personal está pegando fuerte en redes sociales, desde largas sesiones de trabajo a batidos de frutas y verduras para mejorar la memoria, pasando por nuevos hábitos y retos para el nuevo año que está empezando. Habrás podido ver que, especialmente en YouTube, proliferan las experiencias de gente que ha probado a levantarse a las 6, 5:30 o incluso antes para aprovechar mejor las horas de la mañana y ser más “productivos”. Dejando a un lado la complejidad del concepto “ser productivo” podría ser que levantarse a estas horas no fuera todo lo bueno que se promete en un primer momento. En este artículo voy a repasar lo bueno, lo malo y lo que dicen los expertos sobre el impacto que tiene el sueño en nuestro día a día y las cargas de trabajo que podemos llegar a soportar con ciertas horas de sueño.

Lo que dicen los expertos

Según los que realmente saben de lo que hablan hacen a menudo estimaciones basadas en experiencias y pruebas con sujetos en un entorno controlado para ver cuántas horas deberían ser necesarias para llevar un ritmo de vida saludable y con energía. La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos (National Sleep Foundation), ha establecido franjas de edad en las que ubicas ciertas horas de sueño. Partiendo de la premisa demostrada que nuestra calidad de sueño empeora cuanto más mayores nos hacemos vemos lo siguiente:

  • Entre 18 y 25 años deberíamos dormir entre 7 y 9 horas diarias.
  • Entre los 26 y 64 se estima que las horas son las mismas que en el caso anterior.
  • A partir de los 65 se estima que deben estar entre 7 y 8 horas.

Ahora bien, prestando atención a estas cifras ya deberíamos saber cuántas horas tendríamos que dormir para que nuestra salud no se resienta, ¿no? Bien, el problema viene cuando no tenemos en cuenta los ciclos de sueño, los cuales se refieren a un conjunto de etapas en las cuales nuestro cerebro lleva a cabo distintos procesos y genera distintas ondas (alpha y theta). Por lo general un ciclo completo comprende desde la primera etapa donde los ojos tienen un movimiento lento y la actividad muscular se hace más lenta, hasta la etapa REM donde podemos llegar a soñar algo. Los ciclos de sueño por lo general suelen durar de media unos 90 minutos.

Resultado de imagen de sleep cycle

El hecho de no respetar estos ciclos puede hacernos sentir más cansados de lo que deberíamos cuando nos despertamos por la mañana. Puede ser un poco tedioso pero lo mejor es que puedas levantarte tú sólo y medir el número de horas que debes de dormir. Es cuestión de practicar y lo más sencillo es que irás viendo cuál es tu hora normal de levantarte sin que suene el despertador. Por lo tanto la clave no es tanto las horas de sueño, sino en qué momento del ciclo de sueño nos despertamos.

toa-heftiba-399392-unsplash.jpg
Las rutinas de noche y mañana puede ayudarte a dormir y levantarte mejor. Pero es otro artículo.

Por supuesto esto es muy poco realista pero te insto a que lo pruebes siempre con la alarma puesta sólo por si no eres capaz de levantarte de forma natural, los primeros días debería ser lo normal. Así encontrarás el número de horas correcto y útil para ti. Eso sí, deberías ser consciente de que la constancia es clave aquí, no puedes estar yéndote a la cama a las 12 y esperar levantarte por arte de magia a las 6. Debes ser muy cuidadoso con tu hora de irte a dormir y mantenerla.

“Levantarme a las 6 me ha cambiado la vida”

Quizás hayas visto esto mucho últimamente. No juzgo a la gente que ahora mismo es el gurú de la productividad pero en muchos casos levantarse tan temprano puede no ser realista, por los siguiente motivos:

  • Por lo general en España el horario de comidas y actividad laboral suele ser muy distinto al que vemos en otras partes del mundo. Aquí puede que cenar a las 10 de la noche sea lo más normal, mientras que al otro lado del charco puede que la mayoría haya terminado de cenar a las 8 y a las 10 ya esté en la cama. Bien si tenemos en cuenta que alguien quiere levantarse en España a las 6 de la mañana, tendríamos que acostarnos a las mismas 10 para, al menos, dormir 8 horas. Por otro lado vemos que si cenamos a las 7:30 y acabamos a las 8, dormir 8 horas completas puede que no sea tan difícil.
  • Es cuestión de adecuar nuestras actividades y ritmo de vida a lo que tenemos que hacer durante el día, espaciar acontecimientos y emplear correctamente el tiempo. Existen también horarios totalmente incompatibles, sólo trata de buscar aquellas franjas horarias que te permitan trabajar de la mejor forma posible y dejar espacio para un ciclos de sueño duraderos y de calidad.
  • No te hagas líos, levantarse por ejemplo a las 9 puede hacerte mucho más productivo que si lo haces a las 6 y te estás cayendo de sueño. La claridad mental y la capacidad de llevar a cabo tareas por la mañana dependerá de la atención que hayas puesto a la calidad del sueño esa misma noche.

Ni el exceso de horas de sueño puede ser lo que buscas, muchas veces respetar los ciclos de sueño de los que hemos hablado puede ser la clave de un buen descanso. Quizás un soldado de élite pueda soportar dormir 5 o 6 horas, pero las capacidades de cada uno de nosotros deben llevarnos a evaluar el mejor escenario para organizarnos mejor y dormir correctamente.

hutomo-abrianto-576211-unsplash.jpg

Por otro lado están las rutinas de antes de irse a dormir (que probablemente darían para otro artículo entero), pero muchas veces repetir una serie de acciones antes de ir a dormir pueden hacer que esos ciclos de sueño se generen de forma más rápida y sean cada vez de mayor calidad. En definitiva: menos levantarse a horas extravagantes y más aprovechar el tiempo que te quedan después de levantarte.