Entrevista a Antonio Montero Navarro, profesor en la URJC

Hoy tengo el placer de traeros una entrevista con un profesor de mi universidad, Antonio Montero Navarro, que imparte clase en la Universidad Rey Juan Carlos y ha tenido la amabilidad de contestarme a algunas preguntas sobre tecnología y enseñanza. En ellas nos cuenta cómo ha vivido momentos críticos como la llegada de Internet y su opinión sobre el uso de dispositivos electrónicos en las aulas, para la docencia y en el uso particular. Su posición respecto a esto es muy interesante y nos hace reflexionar sobre si verdaderamente sabemos utilizar la tecnología de hoy en día.

imageedit_2_3469035446.jpg

¿Crees que es positivo el uso de la tecnología en la docencia? ¿Por qué?

“Con mayúsculas, SÍ, especialmente si consideramos todas las tareas que rodean a la docencia y no simplemente las clásicas lecciones magistrales. Desde mi punto de vista, las tecnologías son herramientas facilitadoras que permiten ampliar las posibilidades que teníamos con otras más tradicionales. Actualmente, los profesores podemos poner a disposición de nuestros alumnos una gran cantidad de recursos que facilitan tanto su aprendizaje como nuestro seguimiento. Todo lo que proporcione nuevas opciones y oportunidades es positivo, y la tecnología es un facilitador sin límites.”

¿Prefieres utilizar métodos tradicionales o hacer uso de la tecnología para impartir tus clases?

“Si se trata de impartir clases, esto es, de las lecciones magistrales o incluso de las discusiones de casos, me decanto por la proximidad, la presencia. Como miembro de la generación X, me comunico mejor así. Pero empleo las tecnologías para estar en contacto con mis alumnos, responder a sus dudas y cuestiones, comunicarles sus calificaciones, recibir sus prácticas, seguir la evolución… ¡de cada alumno! Teniendo en cuenta el tamaño de los grupos, esto sólo es posible gracias a las tecnologías.”

patrick-schneider-764934-unsplash.jpg

“Voy a aprovechar para posicionarme en un tema actual y, para mí, polémico. Hay algunas instituciones educativas que están prohibiendo el uso de smartphones en las aulas. No lo considero acertado. Como no somos capaces de ENSEÑAR a hacer un uso adecuado y racional de la tecnología, la eliminamos. Desde mi punto de vista, un error no soluciona otro error.”

Cuando fuiste alumno de universidad, ¿qué avance tecnológico te pareció más sorprendente en aquella época?

“Yo estudié entre 1991 y 1996, y me parece que estoy hablando del pleistoceno tecnológico. Recuerdo que para hacer un trabajo de aproximadamente 150 páginas entre cinco compañeros pasamos un día completo (sí, 24 horas) en mi casa, juntando las partes, porque cada uno habíamos utilizado una versión diferente del procesador de textos. Y luego fuimos a imprimirlo, porque es lo que se hacía entonces. Quizás por eso, valoré especialmente la llegada de las fuentes universales, o el PDF como formato de documento portátil (y lo sigo valorando). “

“Pero por encima de todo, la tecnología disruptiva fue Internet. Cuando yo estudiaba, el acceso privado a Internet estaba empezando en nuestro país, y no era pensable que pudiéramos tener un correo electrónico para asuntos personales, por ejemplo. Simplemente entrar en una sala de chat nos parecía como pisar Marte. Yo creo que todos tuvimos la impresión de que había aparecido algo que cambiaría por completo el mundo que conocíamos, que nada volvería a ser igual, o a hacerse del mismo modo. Y así ha sido.”

¿Qué dispositivo electrónico o software consideras que tiene un impacto más negativo que positivo en la sociedad actual?

“Yo creo que cualquier tecnología, un coche, un martillo o un smartphone, es una herramienta. Como tal, no es positiva o negativa, sino que depende del uso que le demos. Podríamos decir que algunas tecnologías son mal utilizadas por más gente que otras, aunque todas son potencialmente beneficiosas o dañinas.”

con-karampelas-1178811-unsplash.jpg

“Creo que algunas herramientas, como determinadas redes sociales o sitios de microblogging, están permitiendo que ciertas personas, desde el anonimato, cometan graves ofensas e incluso delitos hacia otras, amparándose en una libertad de expresión mal entendida. ¿Son negativas estas tecnologías? No. Lo negativo son las conductas de algunos de sus usuarios y, en ocasiones, la falta de filtros que prevengan conductas delictivas, aunque creo que se está avanzando también en este terreno.”

¿Cómo de preparada ves a mi generación para afrontar los retos de la vida real fuera de las aulas?

“Como ya sabes, me gusta mucho ser crítico con la gente de tu generación, pero eso no es nada nuevo, porque ya lo era hace 20 años con los integrantes más jóvenes de la mía.”

“Creo que sois una generación de personas con mucho talento, muy bien formadas y muy conscientes de algunas mejoras pendientes que tiene nuestra sociedad. Sois idealistas como nosotros lo éramos, y quizás un poco más conscientes. En vuestro debe está una cierta precipitación, que os hace incapaces de esperar a que las cosas maduren y avancen. Además, en mi opinión sois un poco más frágiles que lo que fuimos nosotros.”

“¿Estáis preparados para afrontar la vida real? Nadie lo está del todo, pero creo que tenéis muchas buenas cualidades para colaborar primero con mi generación, y luego con las que vengan después, para hacer este mundo un lugar un poco mejor. Creo que estaréis a la altura del reto, y no es poco decir. Os pido simplemente que no os vengáis abajo si no lo conseguís en un año… o en diez.”

 Si tuvieras el poder de cambiar algo en el sistema educativo actual, ¿qué sería?

“Como he comentado, las tecnologías son herramientas. Si no cambiamos la mentalidad, o los objetivos, cambiar las herramientas no servirá de mucho. Recuerdo un video bastante gracioso en la que una hija de mi edad regalaba a su padre una tablet. Unos días después, cuando le preguntaba si la había utilizado, él respondía afirmativamente. Pero la había usado como tabla de cocina, para cortar verduras, y la estaba metiendo en el lavavajillas.”

“Personalmente, creo que tenemos que mezclar la formación en conocimientos, que nunca hay que menospreciar, con una apuesta por la adquisición de competencias y capacidades, relacionando esta pregunta con la anterior. Considero que cuanto mayor es el estudiante, más hay que insistir en enseñarle a afrontar problemas que se le plantearán en su vida profesional e incluso personal. Consecuentemente, la formación debe ser siempre teórico-práctica: una institución educativa tiene que mostrar y explicar las herramientas, pero también enseñar a utilizarlas.”


Para finalizar darle las gracias a Antonio por su tiempo y esmero a la hora de contestar las preguntas. Si tenéis alguna duda o comentario podéis escribirnos en nuestras redes sociales o dejar un comentario aquí abajo.